viernes, 17 de enero de 2014

Avance del Uncanny X-Men #16

Hace ya cincuenta años que Magneto fue presentado en sociedad en el primer número de los extraños y temidos X-Men. Fue en la época de los sesenta dónde el villano aparecería cumpliendo todos los tópicos y muchos más que cualquier malo de película de la época podía llegar a acometer, convirtiéndose en el antagonista por antonomasia de la Patrulla-X y su líder el Profesor Xavier.

No fue hasta la época dorada de Chris Claremont cuando el autor empezó a indagar un poco más en lo que serían las motivaciones del villano, descubriendo parte de su pasado en los campos de concentración nazi, dotándolo de una nueva capa que haría que finalmente el personaje encontrara un camino para la redención a través de una evolución que sufriría el personaje a lo largo de los años.

Por designios editoriales a principio de los noventa el personaje volvería a la senda del mal, justificado o no, Magneto nunca volvería a ser aquel villano de los inicios cuyos ataques venían provocados por… ¿ser simplemente el villano? Ahora nos encontrabámos con un villano cuyas motivaciones venían de lejos y cualquier lector podía llegar a comprenderlo e incluso a situarse de su parte.

Con la llegada del escocés Grant Morrison a los New X-Men, el autor se atrevió a contarnos una última historia con Magneto que despertaría más de una ampolla, teniendo en cuenta que se suponía al personaje muerto desde el inicio de la etapa y hacia el final se descubriría que el personaje se había infiltrado en las filas de la Patrulla-X y desde dentro había socavado al grupo hasta sus últimas consecuencias.

Pero entonces llegó Bendis y requirió al personaje para su crossover Dinastía M, fue por aquella época cuando Claremont volvió a recuperar al personaje junto con Xavier quien  andaba por Genosha recuperándose del traumático ataque perpetrado por su ‘amigo’, para descubrir que no había sido tal y que Magneto siempre había estdo en la isla desde el ataque por el que se le dio por muerto.

Tras el crossover protagonizado por el personaje dónde finalmente sería uno de los afectados por la ‘diezma’, el personaje pasaría sin pena ni gloria por las páginas de los Nuevos Vengadores dónde se cerraría su ‘historia’.

No sería hasta la etapa de Brubaker cuando el guionista decidió recuperar al personaje de un modo mesiánico y con el que parecía que iba a construir un argumento a largo plazo que quedó en nada, ya que Matt Fraction se incorporaría a la colección y recuperaría al personaje tiempo después con renovados poderes para que se postrara ante los pies de Scott Summers y lo coronara como líder de los mutantes, cediéndole todos los honores.

El regreso de Magneto a las filas de la Patrulla-X creó un clima de desconfianza, que al contrario que en otras ocasiones, fue limándose poco a poco hasta convertirse en uno de los pilares fundamentales de Cíclope y su forma de tomar decisiones. 

Sería Gillen quien aprovechó al 100% la inclusión del personaje y posteriormente sería Bendis quien explotara en todas sus consecuencias los últimos eventos vividos por el personaje en los últimos años en su Imposible Patrulla-X, dónde el personaje adoptaría un nuevo croma para su traje e incluso se raparía la cabeza a modo de homenaje a su viejo amigo Xavier.

Gracias a la reinterpretación que nos ofrecieron Matthew Vaughn y Bryan Singer en X-Men: Primera Generación del personaje, dónde lo convirtieron en un cazador nazi en busca de venganza, el personaje volvió a cobrar un nuevo interés añadido al convertirse en el ‘Lobezno’ del reboot cinematográfico con el que ganó adeptos.

Estos adeptos son los que probablemente hayan decidido probar suerte con una serie regular del personaje aprovechando que el personaje volverá a brillar con luz propia en X-Men: Días del Futuro Pasado gracias a la encarnación de Michael Fassbender.

Bendis de esta manera se encarga de ofrecer un primer vistazo a lo que le depara al personaje en un futuro no muy lejano y dónde tendrá que volver a reescribirse a sí mismo ante una nueva era, el Siglo XXI.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada