viernes, 21 de marzo de 2014

Avance del Wolverine and the X-Men #2

Jason Latour y Mahmud Asrar siguen dando pequeñas pistas sobre hacia dónde irán los tiros en su etapa al frente de la ya serie de culto Lobezno y la Patrulla-X. Con un primer episodio que disipó cualquier duda, ahora nos toca meternos en el asunto del meollo con nuevas y apasionantes tramas que beben mucho de la anterior etapa, por lo que la ruptura entre la entrada de Latour y la marcha de Aaron tampoco ha sido tan traumática cómo algunos esperaban.

El escritor ha decidido adoptar algún que otro fleco que había quedado suelto y anda tirando del ovillo para ver por dónde sale y es que el Fénix vuelve a ser un tema central de la serie, gracias a Quentin Quire y su inevitable relación con el pájaro de fuego, tal y cómo estableció Grant Morrison ya hace un tiempo en su etapa en New X-Men.

Los alumnos siguen siendo los grandes protagonistas del título, algo más palpable ahora que sabemos que el profesorado cuenta con su propia colección regular, así que sabiendo muy bien quiénes son los protagonistas ya no hay excusas para que ningún lector se sienta engañado por vender un título ''principal'' de la Patrulla-X, cuando en realidad es un secundario que versa sobre los estudiantes del Instituto Jean Grey. Pero claro, la magia de tener el nombre de Lobezno en el título se perdería... y probablemente se pierda dentro de unos meses.

Será interesante ver a quién tiene pensado como sustituto del nombre que le da el título a la serie, porque según los anuncios... dentro de unos meses Lobezno andará más que indispuesto.

Eso sí, habrá que comprobar si en 2015 llega el rumoreado proyecto de Rick Remender y Jason Aaron en cojunto, dónde prometían que resolverían el asunto de Apocalipsis y los Celestiales, aunque en los primeros datos apuntaban que John Romita Jr. andaría involucrado y nada más lejos de la realidad ya que el dibujante anda tonteando con la Distinguida Competencia y Superman...

Cuando llegue el momento de cerrar el primer arco, ya veremos si Latour cumple de sobras con su cometido que es no perder el espirítu gamberro y desenfrenado que la serie ha ido cosechando desde su creación, algo que por el momento no parece haber perdido, aunque las voces suenen diferentes y la elección de personajes sea toda una odisea para según quién.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada